Hamada, amado samurái… El luchador japonés será homenajeado en Naucalpan

Gustavo Mares

A sus 70 años de edad, actualmente en el retiro, el gran luchador japonés Gran Hamada será motivo de un homenaje a celebrarse el día 6 en la Arena Naucalpan, escenario que inauguró el propio asiático en una contienda en la que compartió créditos con otros legendarios del pancracio como El Santo, Huracán Ramírez, Scorpio, Ray Mendoza y Charles Bronson.

Fue la tarde del 21 de diciembre de 1977, cuando el escenario naucalpense ofreció su primera función luchística, con la que también puso punto final a la historia de la Arena KO al Gusto, que antecedió al actual escenario mexiquense.

‘Me siento muy honrado. Contento por el hecho de que me recuerden. Me siento amado’, señala el gladiador asiático, cuyo nombre real es Akihiro Hamada.

El férreo luchador, quien escenificó sangrientos combates con las primeras figuras mexicanas, llegó a nuestro país con la firme intención de forjarse profesionalmente. Debido a su baja estatura, apenas llegó a la Ciudad de México fue enviado a Monterrey, donde paulatinamente se curtió hasta regresar de nueva cuenta al centro del país, convertido en uno de los luchadores importantes del momento.

Japonés ‘de la vieja guardia’, Gran Hamada se conduce en la vida con el espíritu de los samuráis: ‘Estos guerreros son de una casta muy especial. Se aferran a sus ideales, son agradecidos. Nunca se dan por vencidos y por sobre todas las cosas son leales’.

Hogaño, en el retiro, el gladiador radica en nuestro país a la vera de su hija, la también luchadora profesional Ayako Hamada.

La geografía de su cuerpo está marcada por múltiples lesiones, consecuencia de los duros golpes que recibió a lo largo de su carrera. Ha sufrido dos infartos cerebrales que le han hecho perder parte de la memoria. ‘Sobre todo lo más reciente’, comenta el asiático, que habla con gran pasión del deporte de los costalazos.

El homenaje a Gran Hamada tendrá verificativo este domingo en la Arena Naucalpan, en el marco de la función ‘Revolución 58’, donde la contienda estelar será un mano a mano de cabelleras entre Dr. Wagner Jr., y Capo Mayor, mejor conocido como ‘Máscara Año 2000 Jr’.

EL DATO

Gran Hamada, cinta negra de judo, no pensaba ser luchador. Un día acompañó a un amigo suyo a hacer una prueba con la empresa New Japan Wrestling en la que uno de los organizadores lo vio y lo invitó a probarse. Ahí comenzó su historia. Contaba 26 años de edad.

‘Llegué a México en 1974 y de inmediato me mandaron al norte. Allá me curtí con luchadores como René Guajardo y el Perro Aguayo. Vine aquí porque en Japón no destacaba y yo quería aprender el estilo mexicano’, confiesa Hamada.

‘Vine a picar piedra, a abrirme paso y mira, ahora tengo a México tatuado en el alma. Mis hijas son mexicanas, aunque tienen la doble nacionalidad’, señala.

Leave a Reply